Azimut en el Colombiano

Azimut guía a sus clientes hacia la eficiencia energética.

Santiago Uribe Velásquez y Camilo MontoyaZuluaga saben que crear empresa es como un matrimonio. Por eso, cuando los dos decidieron ser emprendedores, no tuvieron que buscar muy lejos para encontrar un socio. Han sido buenos amigos desde que se acuerdan y adicionalmente, sus campos profesionales son opuestos y complementarios. 


Hace un año y medio ellos crearon Azimut, una firma de consultoría que le ofrece a las empresas un servicio completo para mejorar su competitividad a través de la eficiencia energética. Camilo es ingeniero Mecánico y hace ocho años se ha dedicado a este campo, mientras que Santiago, administrador y economista, se encarga de la sostenibilidad financiera de los proyectos. 


"El tema de la eficiencia energética puede ser muy bonito, hay muchas firmas que pueden montar un proyecto y presentárselo al cliente, pero si no hay todo un estudio de factibilidad financiera, de retorno de costos, las empresas simplemente no lo van a aplicar y entonces, esos ahorros se quedan en papel", explica Santiago.

Y esa combinación de ingeniería y finanzas es precisamente el valor agregado de Azimut. "El proceso inicia con un diagnóstico, donde vamos a la empresa y evaluamos el consumo de energía. Luego, hacemos una consultoría en la que le presentamos al cliente las cifras: la inversión y el ahorro proyectado", cuenta Camilo, quien agrega que Azimut se centra en empresas que tengan procesos energéticos con vapor, aire comprimido, bombeo, refrigeración o sistemas eléctricos.

Al cliente se le presentan diferentes modelos de contratación, pago y financiación, que le facilita la implementación del ahorro. "Tenemos tres sistemas de pago: el reciclaje energético, en el que, por ejemplo, la empresa tiene una chimenea en la que nosotros instalamos un economizador que genera energía. Esa energía se la vendemos al cliente, a un precio menor al de mercado. El segundo sistema es pago con ahorros, en el que el proyecto se financia a través de la disminución de costos en la energía consumida. Finalmente, tenemos un pago por éxito, en el que acordamos una variable con el cliente, y una vez alcancemos la meta, entramos a facturar", explica Santiago.

"La combinación de nuestros perfiles nos permite entregarle al cliente una solución de ingeniería que, al mismo tiempo, es viable financieramente. De nada sirve lograr ahorros por 500 millones de pesos si el proyecto termina costando 1.500 millones", puntualiza Camilo.

A menos de dos años de su creación, Azimut ya ha logrado ahorros energéticos por cerca de 5.000 millones de pesos y está trabajando en la actualidad en 50 proyectos, con clientes de la talla de Noel, Química Amtex, Universidad Pontificia Bolivariana, Postobón, Grupo Familia, Oviedo y Conasfaltos, entre otros. 

En la actualidad, Bancoldex cuenta con un fondo de 10 millones de dólares para financiar proyectos que le apunten a mejorar el consumo energético en hospitales y hoteles, lo que le abre las puertas a emprendimientos como el de Santiago y Camilo, que cuentan con todo el conocimiento necesario para poner a buen eso este tipo de recursos.

Fuente: El Colombiano.com